UTENSILIOS Y EQUIPOS PARA HACER CERVEZA

BOTON TIENDA

UTENSILIOS MÁS IMPORTANTES

DECLORACION AGUA

El cloro, además de dar un sabor desagradable a la cerveza, contribuye a la oxidación de algunos de sus ingredientes. Por ello, hay que declorar el agua para hacer cerveza de alguna de las siguientes maneras: comprando agua mineral, dejando reposar el agua 24 horas, o emplear algún sistema declorador utilizando el agua del grifo.

Uno de los sistemas decloradores más efectivos es el que emplea filtros de carbón activo. Estos filtros son intercambiables y con cada uno (de un coste de alrededor de 6 €) podemos quitar el cloro del agua necesaria para hacer más de 200 lotes de cerveza de 25 litros. Es decir, resulta muy rentable y cómodo.

Hay que tener la precaución de que el agua esté en contacto con el carbón activo del filtro un tiempo suficiente (1 minuto), por lo que un filtro como el del ejemplo no debe conectarse con caudales altos, aunque tenga capacidad para permitir circular hasta 600 litros a la hora. Cuanto menor caudal, menor cantidad de cloro tendrá el agua. VER DECLORADOR

MOLINOS

En primer lugar necesitaremos un molino para romper la malta. A esto se le llama molturar. Los hay manuales y eléctricos, depende de las necesidades y de la cantidad a moler. También podemos acoplar un pequeño taladro a un molino de rodillos.

En un principio para elaborar 20 ó 50 litros en casa es suficiente con el manual. Se puede colocar y quita de una mesa, que ha de ser estable y con cierta solidez. Otra cosa a tener en cuenta es que se pueda regular la intensidad de rotura del grano ya que solo hay que romperlo. No hay que triturarlo hasta hacerlo harina, ya que de lo contrario se producirían muchos posos, gran turbidez y se formaría una pasta de la que resultaría difícil extraer el almidón y azúcares y, en consecuencia, disminuiría el rendimiento del proceso.

EQUIPOS DE MACERADO

Para el macerado necesitaremos una olla con tapa, fondo de filtración, bolsa de maceración  y grifo. También podemos utilizar una olla de 6 a 10 litros de cocina normal para hacer pequeños lotes. Hay de muchos modelos, calidades, capacidades y precios. Desde una olla metálica normal con grifo, pasando por una olla eléctrica para hacer cerveza y llegando a un sistema automático de maceración. No es indispensable, pero  aconsejamos que tenga grifo para que el mosto salga lo más limpio posible sin remover el bagazo y para una mayor comodidad. El bagazo, después del macerado hay que retirarlo y ello lo podemos hacer de dos maneras diferentes. La primera es utilizar una bolsa permeable para macerado y, cuando se ha terminado, se cierra la bolsa y se retira todo el bagazo (después de recircular el mosto para extraer todos los azúcares). La segunda forma es que el bagazo esté distribuido por toda la olla y al final sacar el mosto filtrado con ayuda de un doble fondo, a través del grifo lateral de la olla. Cada sistema tiene sus ventajas y sus inconvenientes, así como sus defensores y detractores, pero se obtiene algo más de rendimiento con el grano suelto en la olla de macerado.

EQUIPOS DE COCCIÓN

Para cocer el mosto obtenido necesitamos una olla que puede ser normal o olla eléctrica (con o sin termostato ). La olla puede utilizarse mediante un quemador de gas o en una placa eléctrica. También es muy práctico que la olla tenga grifo para extraer el mosto y poderlo enfriar. Normalmente, si tenemos una olla para la maceración, se utiliza también para cocción. Se extrae el mosto de la olla de maceración, se retira el bagazo, se limpia la olla y se vierte nuevamente el mosto, añadiendo una cierta cantidad de agua y un poco de lúpulo.

En este caso, en lugar del doble fondo, se puede colocar un filtro en el grifo, como los de la fotografía, para que el lúpulo no obture el grifo cuando se vacíe. También puede colocarse el lúpulo en saquetes o dispositivos de infusión.

UTILES DE ENFRIADO

Una vez hemos hervido el mosto, tendremos que enfriarlo en el menor tiempo posible. Para ello disponemos de dos instrumentos de enfriado (aparte de otros sistemas más rudimentarios como meter agua con hielos en un fregadero). Uno es el serpentín (en forma de muelle) por el cual en su interior circula agua fría, el cual se introduce dentro de la olla para refrigerar el mosto. El otro es utilizar un intercambiador de placas, en el que el mosto transfiere su calor al agua fría, circulando ambos líquidos por placas separadas pero muy buenas conductoras del calor. Podemos regular la intensidad del enfriado cerrando o abriendo el grifo, tanto en el serpentín como en el intercambiador de placas, además en este último caso también podemos regular la temperatura final del mosto haciendo que circule más o menos mosto hacia el intercambiador. Evidentemente, el agua del grifo, una vez que se ha calentado al enfriar el mosto, va a parar al desagüe ( o al jardín si queremos aprovecharla).Como puede deducirse, con el serpentín de enfriado no tenemos que cambiar el mosto de recipiente ni necesitamos una manguera de silicona.

 

FERMENTADORES

A partir del momento en el que el mosto está frío, los microorganismos que hay en el ambiente están dispuestos a zamparse y contaminar el mosto, por lo que necesitaremos esterilizar todo el material y equipos en contacto con el mosto. Para ello, existen en el mercado productos de esterilización biodegradables que no tienen efecto alguno al entrar en contacto con el mosto.

Una vez esterilizado todo el equipo, para la fermentación necesitaremos cubos  de fermentación con grifo (útil para extraer muestras o para embotellar cuando termine la fermentación). Estos recipientes tienen que tener una tapa a presión con un orificio para poder colocar un airlock. El airlock permite dejar salir el dióxido de carbono CO2 pero sin dejar entrar el aire que podría contaminar la cerveza.

Como ya se ha dicho, hay diferentes niveles de fermentadores. Desde un recipiente de plástico, uno de acero o uno de tipo cónico invertido. Incluso pueden tener sus sistemas automáticos de control de temperatura, ya que la temperatura en la fermentación es muy importante.

Entre los cerveceros suele llamarse cerveza de invierno a la cerveza Lager que debe fermentar a temperaturas de menos de 10 ºC y cerveza de verano a la Ale, que puede fermentar a temperaturas entre 15 ºC y 20 ºC. Pero si no queremos depender del clima, no nos queda más remedio que tomar siempre cerveza Ale de fermentación alta o tener sistemas de control de temperatura … Podemos utilizar fermentadores pequeños para que nos quepan en el frigorífico de casa.

EMBOTELLADO

En el proceso se embotellado vamos a necesitar botellas en buen estado, tubo apto para líquidos alimentarios (no tiene por qué ser de silicona, ya que la temperatura no es alta, aunque puede emplearse si se dispone de él), chapas y chapador. También pueden utilizarse botellas de cierre a presión, lo cual es más cómodo.

Para conseguir las botellas, que deberán ser oscuras para que la luz no degrade la cerveza, lo mejor es ir guardándolas con tiempo y aprovechar a probar buenas cervezas artesanales que se comercializan o ir probando los diferentes estilos de cerveza.

Para el trasiego de la cerveza del fermentador a la botella, no hay nada mejor que una pequeña bomba de mano, aunque siempre queda la alternativa de utilizar la gravedad a nuestro favor mediante un pequeño tubo que descienda del fermentador hasta las botellas. No olvidarse de un accesorio importante como es el llenador de botellas automático.

Las chapadoras son instrumentos baratos y efectivos para sellar las botellas y las etiquetas le dan el toque final. La propia impresora de casa nos puede servir para imprimir los diseños que podemos realizar con ayuda de algunos programas gratuitos existentes.

UTENSILIOS DE LIMPIEZA

Otros utensilios necesarios son aquellos que nos sirven para limpiar y esterilizar todo aquello que esté en contacto con el mosto una vez haya hervido. Para ello disponemos de productos desinfectantes biodegradables (no necesitan aclarado) que mezclados en agua templada y poniendo la solución  en contacto durante unos minutos con los instrumentos y equipos es suficiente para su limpieza. Para facilitar esta tarea existen cepillos, lava botellas automáticos, escurridores etc.

INSTRUMENTOS DE MEDIDA

Báscula de precisión. Permitirá pesar las pequeñas cantidades de lúpulo, levadura, azúcar, adjuntos, etc. La escala puede ir hasta 200 gr y debe ir acompañada de otra báscula de cocina de tamaño mediano para pesar las cantidades de malta que es necesario añadir. 

Termómetro. Es uno de los instrumentos esenciales y nos va a permitir controlar las distintas temperaturas del proceso de elaboración de cerveza. La temperatura de maceración es especialmente importante, la cual se controla con ayuda de un termómetro con sonda. La temperatura de fermentación es otro de los factores críticos, para lo cual puede servirnos un termómetro ambiente convencional cerca del fermentador.

Densímetro o hidrómetro. Es un instrumento indispensable para la elaboración de cerveza. Nos servirá para medir la densidad del mosto y para seguir el proceso de fermentación. La densidad del mosto depende de la concentración de azúcares extraídos, cuanta mayor proporción de malta añadimos al agua en el macerado, mayor cantidad de azúcares y otros productos habrá en el mosto y, por lo tanto, mayor densidad. Este instrumento va acompañado de una probeta de longitud superior para su correcto funcionamiento. La densidad va en función de la temperatura en el momento de la medición y suelen estar calibrados a 15ºC ó 20ºC, por lo que si medimos la densidad a temperaturas diferentes, habrá que aplicar un factor corrector

Refractómetro. Instrumento que mide la concentración de azúcares basada en el índice de refracción que produce la luz de dicha solución. Para su correcto uso deberá estar calibrado. La diferencia con el hidrómetro es que permite medir la densidad con sólo una gota de mosto a cualquier temperatura. Cuando empieza el proceso de fermentación y el mosto se va convirtiendo en cerveza, la presencia del alcohol falsea la medida y hay que utilizar unas tablas correctoras.

PH-metro: Sirve para medir la acidez de cerveza. La escala del pH varia del 0 al 14 siendo el valor de pH para la cerveza de 4,5 a 5.5, dependiendo del tipo de cerveza, del tipo de agua y de los adjuntos que puedan añadirse.

cerveza_molinos

 


 

cerveza_coccion_utensilios

cerveza_maceracion

cerveza_intercambiadores_ placas

 

cerveza_fermentadores

 

 

cerveza_embotellado

 

cerveza_sistemas_limpieza

 

cerveza_medidas

OPCIONES DE UTENSILIOS Y EQUIPOS

En este caso se plantea el hacer cerveza con todo grano, utilizando un equipamiento inicial que es suficiente para hacer buenas cervezas; utilizamos botellas con cierre de presión de reciclado; es necesario disponer también de un pequeño espacio para dedicarlo a ello, mínimo 1 m2

o Productos de desinfección y limpieza

o Molino

o Olla eléctrica (es algo más cara, pero más cómoda que la de gas)

o Termómetro

o Hidrómetro

o Probeta

o Intercambiador de placas

o Tubo de silicona

o Fermentador de plástico con airlock

El equipamiento que sigue sería el necesario para hacer cerveza con todo grano, utilizando un equipamiento muy completo; es necesario disponer también de un pequeño espacio para dedicarlo a ello, mínimo 1 El siguiente paso sería automatizar la instalación, acercándonos al concepto de producción de una microcervecería, donde las cantidades aumentan considerablemente, pero la esencia del proceso es muy similar

o Productos de desinfección y limpieza

o Molino

o Olla eléctrica

o Fermentador de acero/plástico

o Cubo fermentador auxiliar

o Termómetro

o Refractómetro

o Intercambiador de placas

o Tubo de silicona

o Chapadora y chapas

o Manual Homebrewing

o Libro de recetas

o Software para elaborar recetas

cerveza_braumeister_tapaEn este caso se utilizaría un sistema automático para elaborar cerveza todo grano, disponiendo ya de, por lo menos, los instrumentos de la opción básica. Es la alternativa más cómoda y rápida, pero también la más cara. Hay máquinas para 10 litros, 20 litros y 50 litros especialmente fabricadas para hacer cerveza en casa. Existe una diferencia de precio entre los diferentes tamaños, pero no es proporcional a su capacidad. Es decir, una máquina de elaborar 10 litros de cerveza es sólo un 20 % más barata que otra para elaborar 20 litros.

BOTON TIENDA